domingo, 1 de junio de 2008

Polémica nota en Diario Crítica


UVAPRESS
Buenos Aires - Argentina



El Diario Crítica del conocido periodista Jorge Lanata ha publicado hace un par de días un artículo donde se menciona y trata sobre un conflicto entre criadores de chinchillas y supuestos activistas defensores de animales, quienes según denuncia el criador, han atacado algunos establecimientos de cría de animales para pieles y/o alimentación.

A continuación el artículo mencionado:
http://www.criticadigital.com/impresa/index.php?secc=nota&nid=5328


Los ultraveganos atacan de nuevo

productores denuncian que naturalistas extremos incendian granjas y liberan animales

Hubo episodios en criaderos de conejos, gallinas y chinchillas de la provincia de Buenos Aires. Alertan sobre una ola de atentados al ganado vacuno.
30.05.2008

Una insólita guerra desatada entre supuestos grupos naturalistas extremos y productores que se dedican a la cría de animales de corral amenaza con nacionalizarse.

La Asociación Civil de Criadores de Chinchillas denunció que integrantes de un autodenominado Frente de Liberación Animal “atacaron un criadero en Hurlingham, incendiándolo y liberando sus roedores”. Además aseguraron que se trata de “episodios que afectan a diversas especies de granja, como conejos y gallinas, en varias localidades de la provincia de Buenos Aires” y alertaron sobre inminentes ataques sobre el ganado vacuno. Las denuncias apuntan a los veganos, cuyas organizaciones negaron que se trate de una “ola de atentados”, y atribuyeron las acciones a hechos “aislados que nada tienen que ver con nuestra filosofía pacífica”.

Según la definición de Wikipedia, el veganismo “es un estilo de vida basado en el respeto hacia los animales, absteniéndose por completo del uso o consumo de productos de origen animal”. En la práctica, esto se traduce en una dieta vegetariana estricta, sin ningún tipo de carne, ni alimentos derivados de animales, como leche, huevos e incluso miel o gelatina. Los veganos renuncian además a los tejidos de origen animal, como la lana, el cuero, productos de peletería, seda. Tampoco usan cosméticos ni medicamentos que hayan precisado de experimentación animal para su elaboración, ni asisten a espectáculos en los que se usen animales: corridas de toros, circos con animales, zoológicos, hípica, entre otros.

“Que estemos en desacuerdo con estas prácticas no nos convierte en responsables de los atentados contra los criaderos de chinchillas”, se defendió Manuel Martí, presidente de la Unión Vegetariana Argentina (UVA) y defensor del veganismo, al que considera una “práctica no violenta”. Sin embargo, Martí admitió que “hace un par de años algunos jóvenes con actitudes radicalizadas realizaron manifestaciones frente al congreso de criadores de chichillas para protestar por el asesinato y despellejamiento de estos animales y portaron algunas pancartas exigiendo el fin de estas prácticas violentas”. Al ser consultado sobre la autoría de los atentados, el militante naturista aseguró haberse enterado por “los comunicados de los productores” y ratificó su postura antiviolencia: “A estos personajes hay que enfrentarlos con la pluma y la palabra”.

La cruzada contra los veganos la encabeza el abogado Héctor Aleandri, presidente de la Asociación Argentina de Criaderos de Chinchillas y uno de los más duros a la hora de enfrentar las prácticas veganistas. “El problema lo constituyen los veganos agresivos, y en particular los fanáticos del Ejército de Liberación Animal que actúan en todo el mundo enviando cartas-bombas a los laboratorios que experimentan con animales, quemando negocios de peletería, atacando tiendas de mascotas, veterinarias, locales de McDonald’s o liberando animales de los criaderos”, destacó Aleandri en diálogo con Crítica de la Argentina. Respecto del accionar desplegado en territorio argentino por los veganos, Aleandri detalló: “Realizaron un escrache en el local de una importante exhibidora de pieles de conejos en Palermo; se manifestaron contra grupos de criadores de chinchillas, con rotura de vidrios y pintadas en lugares públicos, y hasta llegaron a incendiar un criadero de chinchillas de la localidad de Hurlingham, provincia de Buenos Aires”. Según el productor agropecuario, “los integrantes de estos grupos bioterroristas utilizan seudónimos y difunden sus actividades ilícitas por internet, apuntando contra los que nos dedicamos a la cría de animales para piel, pero también la caza, la pesca, los circos y zoológicos, como forma de explotar injustamente a los animales, según ellos, aunque también han liberado miles de aves explotadas comercialmente en granjas y criaderos”.

En la otra vereda, David Román, integrante de la Unión Vegetariana Internacional, contestó las acusaciones asegurando que “el veganismo es un estilo de vida que excluye toda forma de explotación y crueldad hacia el reino animal”. Y agregó: “Un vegano no caza ni pesca, y repudia el entrenamiento y el confinamiento cruel y antinatural de los animales en los circos y zoos, o su uso en corridas o rodeos”.

Los grupos según lo que consumen
–Vegetariano es el término que engloba a todas las personas que en sus dietas no incluyen carnes de ningún tipo.
–Ovolactovegetariano: además de alimentos de vegetales incluyen derivados de animal, como huevos y lácteos.
–Lactovegetariano: incluye lácteos y sus derivados.
–Api: prefijo con que se designa a los que consumen miel.
–Vegano: es quien sigue una dieta basada en alimentos de origen vegetal, sin excepciones de ningún tipo, excluyendo también en todo el ámbito de su vida el uso de derivados de animales o de productos que hayan implicado para su fabricación o producción la explotacion o el sufrimiento de algún animal.
–Crudívorovegetariano: come todo crudo, frutas, verduras, nueces, semillas, legumbres, cereales, brotes.
–Frugívoro: se alimenta exclusivamente de frutos, generalmente crudos y de época.




------------------
ACLARACIÓN:
------------------
Se alerta a los lectores que este tipo de información está dirigida a desprestigiar una forma de vida que nada tiene que ver con la violencia y lo ilegal, lamentablemente se nota una clara tendencia discriminatoria en el título y en la constante generalización que dicha nota hace en contra de una de las variantes del vegetarianismo.

El vegetarianismo con todas sus variantes está basado en ideales no violentos, pacificos y éticos. Por lo tanto la comunidad vegetariana rechaza por completo los conceptos vertidos que manchan un estilo de vida que se basa en principios de respeto hacia la vida en todas sus manifestaciones.

Las organizaciones vegetarianas rechazan la utilización de la violencia para cualquier fin.

Alentamos al Diario Crítica que para equilibrar publique un informe más imparcial, con fotos sobre criaderos de animales para pieles, como nacen, como viven y como son sacrificados para dicho fin.