lunes, 26 de noviembre de 2012

Muchos niños deciden ser Vegetarianos por amor a los animales


UVA PRESS
Nueva York

Acalorados debates que comienzan en el jardín de infantes.

Se acerca el Día de Acción de Gracias y a la salida de los jardines de infantes de Manhattan las madres cuentan afligidas que sus niños se declararon en rebeldía: no quieren comer el típico pavo. No quieren que se mate al animalito que han dibujado y coloreado tantas veces.

Cuando los niños entran en primaria, los que se declaran veganos son tantos, que las escuelas están dando clases de nutrición para que los padres sepan a qué atenerse. Y cuando llegan a la universidad, la tendencia termina en las páginas de The New York Times, con rótulo de polémica.
Resulta que en el Green Mountain College, de Vermont, había un par de bueyes, Lou y Bill, que trabajaban en los cultivos de la institución. Cuando al cabo de 10 años Lou se fracturó, la universidad decidió mandarlos al matadero y que los alumnos comieran su carne, de acuerdo con la política de ganadería sustentable de la universidad. Pero ante la furia de alumnos y grupos protectores de los derechos de los animales, esto no fue posible. En cambio, se debió sacrificar al animal que sufría y desaprovechar el alimento, lo cual levantó una nueva polémica en sectores horrorizados por el desperdicio. La cuestión parece difícil de saldar, pero de lo que no hay duda es que este tipo de dilemas será cada vez más frecuentes, con acalorados debates que se inician, incluso, en el jardín de infantes.


Por Juana Libedinsky
fuente: diario 
| lanacion.com.ar