martes, 2 de noviembre de 2010

Día Internacional del Veganismo


UVA PRESS
Chile

Este lunes no sólo se celebra el llamado Día de todos los Santos, también se festeja el Día Mundial del Veganismo -alimentación libre de cualquier tipo de carne o productos derivados de animales- en recuerdo a la fundación por Donald Watson de la primera Sociedad Vegana del mundo en 1944 y que busca integrar en esta práctica a quienes aún no lo son.

La convocatoria invita a “contagiar a un “todavía-no-vegano” mediante la experiencia de un almuerzo o cena 100% vegetales y ausente de explotación a los demás animales”, una forma de activismo “descentralizado, entretenido y educativo en tu propio hogar o restaurante preferido”.
Alejandro Ayala Polanco es fundador de
Homo Vegetus, un movimiento nacido el 2002, que busca la transformación de conciencia desde la violencia al respeto y desde la competencia a la cooperación, siendo el veganismo una práctica fundamental en este tránsito.

El veganismo nos permite alinearnos “con nuestros valores más elevados, como el respeto por todos los seres sintientes. Muchas personas dicen amar a los animales. Sin embargo, protegen a unos (perros y gatos) y pagan por el sufrimiento/muerte de otros (vacas, cerdos, peces, etc.). El veganismo es una práctica que permite superar esa desconexión (o esquizofrenia moral)”, afirma el representante en Chile de la Unión Vegetariana Internacional y de la Unión Vegetariana Latinoamericana.

Llevar una alimentación sin carne, leche, huevos y otros derivados animales ofrece ventajas medioambientales. De acuerdo a informes de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), la ganadería es la mayor generadora de externalidades que dañan el medio ambiente.

“Estamos hablando de una emisión de gases de efecto invernadero 40% superior a la emitida por el transporte, de contaminación de las aguas, uso ineficiente de la tierra cultivable y del agua, deforestación, etcétera”, indica Ayala.

Además tiene efectos sobre la salud: Baja de colesterol y presión sanguínea, menos hipertensión, menos incidencia de diabetes tipo 2, cáncer de próstata, cáncer de colon, etc., “tal como los estudios de la Asociación Dietética Americana, así como del Comité de Médicos por el Ejercicio Responsable de la Medicina, lo demuestran”.

Sobre la viabilidad de practicar el veganismo y/o el vegetarianismo en Chile, Ayala considera que las empresas no han sabido ir a la par con la creciente demanda de productos y servicios veganos.

“Aún es difícil encontrar alternativas veganas en supermercados, farmacias y tiendas de vestir. Además, algo muy preocupante es que aún hay profesionales de la salud que intentan imponer sus propios prejuicios y preferencias a sus pacientes, en lugar de capacitarse en dietas vegetales para convertirse en el apoyo que veganas y veganos requieren”.

“Todos los animales somos seres sintientes (…) Cada vez que los humanos consumimos productos y servicios que implican la explotación de otros animales (ya sea para comida, entretención, deporte, investigación) estamos imponiéndoles nuestros intereses. Esto implica una relación de poder por la cual el grupo de los humanos impone sus intereses (la mayoría de ellos meros caprichos como comer algo que consideramos rico, vestir algo que consideramos elegante, etc.) al grupo sometido de los animales no humanos. En ese sentido es un asunto político, tal como la imposición militar de los intereses de una nación sobre otra, de las personas de una raza sobre otra, del hombre sobre la mujer…”, concluye el fundador de Homo Vegetus.

Por eso, la organización invita a celebrar este 1° de noviembre con comidas exentas de sufrimiento animal, que puedan demostrar a todas las personas que es posible alimentarse de manera sana y responsable.


Más informaciones en: www.homovegetus.cl
Fuente; HomoVegetus y El Ciudadano.cl Por Cristóbal Cornejo