jueves, 18 de diciembre de 2008

Paul McCartney discute con el Dalai Lama


UVA PRESS
Mundo

El ex Beatle Paul McCartney le envió una carta al Dalai Lama en la que le pidió que deje de comer carne, el afamado budista le respondió que lo hacia por prescripción médica.

El músico en su misiva le explicaba que comer carne contribuía a producirle sufrimiento a los animales, contradiciendo uno de los preceptos budistas que promueve no causar daño a ningún ser sensible.

“Supe que no era vegetariano, así que le escribí diciéndole, 'Perdone por decirle esto, pero si comes animales entones hay sufrimiento en algún momento en la cadena.' Él me contestó diciendo que sus médicos le habían dicho que lo necesitaba, así que yo le escribí de vuelta diciendo que estaban equivocados”, dijo el músico en entrevista a la revista Prospect.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

felicidades a paul
la verdad siento un poco de decepción del dalai lama ya que no sabia que comia carne, pense que todos los budistas eran minimamente vegetariano

con esto demostramos que nadie queda fuera de la desinformacion y se podria decir de la insensibilidad

espero que el dalai lama se informe mas y tome el paso al vegetarianismo

Anónimo dijo...

Sabia de esta "mala costumbre", a pesar de que Buda nos vino a decir : NO VIOLENCIA HACIA LOS ANIMALES ( Ahimscha). Solo los devotos de Krisna tienen esa propensión natural y disposición en la cultura védica. No violencia hacia los animales que son un pueblo en si mismo y no tienen por finalidad que llenemos los estómagos de cadáveres o hagamos dinero con ellos.
Conciencia , no es conocimiento , es la expresión del alma de cada uno de los seres vivos que nos conecta con lo superior.
Afectuosa mente
Dr. JUAN CARLOS SCHURIG TERRAF

Anónimo dijo...

Hay mucho mas por decir pero para no abusar solo les cuento esto :
VALOR DE LA CARNE :

- Como Alimento Energético :
La carne Magra solo contiene el 1 % de alimento energético; lo demás es albúmina agua y elementos tóxicos. Solamente la grasa puede servir como alimento energético, pues al saponificarse, produce glucógeno, que es la última sustancia energética que se obtiene de su metabolismo. Como los animales carnívoros no gustan de las grasas por no digerirla bien, cuando cazan en libertad sus presas nunca son adiposas. Las grasas se digieren mediante la bilis y el jugo pancreático, de los que el hombre no tiene más de un 10 % o 15 % del que poseen los animales carnívoros . Además, la grasa es un alimento concentrado y, como tal, de difícil digestión. Por otra parte, lejos de ser materia sana, contiene sustancias nocivas para el organismo humano.
El valor de la carne como alimento energético o de combustión :No es significativo, pues cuando son magras su índice nutritivo es muy bajo, y si son grasas, su digestión es dificultosa y caen pesadas. Para los carnívoros si lo tienen, ya que éstos transforman la albúmina en alimento energético, cualidad de la que carece el hombre.
- Como Alimento Catalítico :
Estos son las sustancias minerales, vitalizadas y metabolizadas por el reino vegetal : sales, álcalis y vitaminas, de singular importancia para el organismo humano.
Las carnes poseen una cantidad irrelevante de elementos catalíticos, e incluso éstos son concentrados por el organismo animal y adaptados a sus propias necesidades, diferentes de las del hombre que, debido a esto, no puede asimilarlos.
Las personas - como los pueblos - consumidores de carnes, son siempre los más demineralizados y están sujetos a sufrir de avitaminosis.
También los animales carnívoros sufren en ciertos casos de avitaminosis, recurriendo a las hierbas para contrarrestar tal carencia, ya que la carne tiene escaso contenido de sustancias catalíticas, lo que las convierte en pobre alimento para el hombre.
- Valor de las carnes como alimento Celulósico:
El organismo necesita alimentos celulósicos o mecánicos en sus comidas, especialmente cuando se ingieren muchos farináceos, a fin de facilitar la evacuación intestinal.
Las carnes no contiene absolutamente nada de celulosa, ya que ésta no forma parte del organismo animal, razón por la cual son cosntipantes.
- Valor de la carne como alimento hídrico :
Estando el organismo humano compuesto por dos tercera parte de agua, lo que hace que su alimentación contenga el elemento hídrico necesario
Las carnes contienen una importante cantidad de agua, pero ya usada, impura, mezclada con sustancias tóxicas de las funciones digestivas y desasimilativas del animal. Nunca podrá ser el agua pura y sana que el hombre necesita para su adecuada nutrición. El agua necesaria debe tomarse de los vegetales o directamente de las fuentes naturales, pero jamás de la sangre o de los tejidos de una víctima animal.

Análisis de los residuos que la carne deja en nuestra sangre :

Comencemos por conocer de que un gramo de carne contiene 5 millones de bacteria resultantes del inmediato proceso de autólisis o sea de destrucción que comienza con la muerte. Si el agua que Ud. bebe contuviera la milésima parte de esa cantidad sería rechazada por impotable. Por el contrario la carne se suele comer cruda como es el caso del : quipe, semicruda ( jamón, embutidos, tocino , etc.). Los caldos de carnes considerados tan nutritivos, están formados por un conjunto de residuos muy tóxicos, de escaso valor alimenticio, por ser desecho del trabajo muscular al que se agregan los conservantes químicos.
Las bacterias de la carne son idénticas a las de la basura. Todas las carnes se contaminan con los mismos gérmenes de la putrefacción en el proceso de la matanza y su número crece con el paso de las horas. Por otra parte el cocinado no destruye completamente todos los gérmenes de la carne. Con ello se propende a la putrefacción intestinal que incrementa los “venenos” productores de muchas enfermedades metabólicas, incluyendo litiasis renal y vesicular, nefritis, artritis , etc.
La cantidad de albúmina contenida en la carne provoca dispepsia en el estómago, al tiempo que incrementa la hiperclorhidria que ataca las mucosas dando origen a gastritis y úlceras.
El consumo de carne ha demostrado incrementar la Adrenalina en sangre , con ello se incrementa el estado de alerta que desgasta al organismo.

OTRAS CONSIDERACIONES CON RESPECTO AL CONSUMO DE CARNE:

- Aspectos éticos - morales :

El ser humano al fabricar el cuchillo o el arma se transformó en el más terrible de los animales, puesto que sus víctimas se acercan a él confiados en sus pacíficas inclinaciones. Muchas personas que conservan sentimientos nobles hacia los demás seres vivos carecen de la insensibilidad necesaria para realizar la matanza y delegan esta labor a un semejante. Mirado con estricta justicia éste acto es inmoral, ya que este habito degrada los sentimientos y estanca la evolución del espíritu, ya que el matarife e la primera víctima del carnivorísmo al embotar su conciencia y el que delega con el objeto del disfrute de sus sentidos saciándose con la carne de la víctima.
El animal herido por el cuchillo, la maza u otra forma de sacrificio ofende nuestros oídos con sus gritos desgarradores, el espectáculo de su cuerpo sangrante y sus entrañas al descubierto ofende nuestra vista; su cuerpo después de muerto tras intenso sufrimiento ofende nuestro olfato y si tratáramos de comer su carne cruda ofendería nuestro gusto. Así y todo muchas personas se atreven a tratar como alimento propio de su especie aquello que ofende nuestros sentidos.
El hombre, sea por perversión de sus instinto, sea por imperio de las circunstancias en determinada etapa de su evolución comió carne, no sin antes modificar sus propiedades organolépticas por medio del fuego, los condimentos y la sal. Con ello solo buscaba que la carne no sepa a carne para poderla comer. ¡ Cuán distinto el caso de las frutas que agradan a nuestros sentidos y satisfacen nuestro gusto sin modificación de ninguna especie.
Estudios poco conocidos muestran que entre aquellos pueblos cuya alimentación se centra en la carne existe un elevado índice de actos de violencia y criminalidad. Lo mismo pudo verse entre trabajadores de mataderos. Pareciera ser de que por una parte el crimen condiciona para el crimen. Pero los que si se ha constatado el incremento de adrenalina en sangre al consumir carne. Dado que la sociedad actúa colectiva e individualmente, sabemos de que todo tóxico como la nicotina, el alcohol y demás drogas excitan y embotan los sentidos propendiendo no solo a enfermedades sino también a conductas enfermas. Cuando el sistema nervioso funciona bien , la persona es calma y soporta los estímulos externos. La Carne actúa como excitante del sistema nervioso al tiempo que lo intoxica.
La ética biológica busca el mayor bienestar físico y espiritual de la humanidad. El consumo humano de carne contraría este principio. Matar o mandar a matar, alimentarse de cadáver no solo resulta nocivo para la salud física sino que al privilegiar la muerte de los animales el hombre se bestializa e impide su evolución espiritual.
El carnivorísmo contraría los principios de la Macrobiótica (vida Longeva ). Cabe aclarar de que los vertebrados ( INCLUIDO EL HOMBRE ) viven de cinco a siete veces el tiempo empleado a llegar a adultos. En el caso del hombre debiera de vivir 150 años y lamentablemente no solo no se cumple , sino que lo hace lleno de males y dolores.
La Calobiótica ( vida Positiva) y la Eubiosis ( estudio del bien vivir) demuestran claramente de que el consumo de humano de carne está lejos de conservar su salud.

- Aspecto : “BIO - ENERGÉTICO” :

Ingerir un trozo de carne es dar al organismo un producto en el cual predominan las fuerzas destructivas de la naturaleza, ya que como resto cadavérico ha iniciado el camino de la desintegración por putrefacción. Por el contrario el consumo de una fruta, una semilla, es regalar al organismo elementos donde se acumulan fuerzas constructivas, ya que conservan un fuerte “campo” electromagnético en su derredor, al igual que todos los seres vivos.

DR. SCHURIG TERRAF

Anónimo dijo...

El autor George Bernard Shaw trató de hacerse vegetariano a los veinticinco años.
Como explica en su biografía: “fue Shelley quien me abrió los ojos y me hizo ver lo enormemente cruel que era mi dieta”. Los médicos le advirtieron que aquella dieta le causaría la muerte. Cuando, ya anciano, alguien le preguntó porqué no había vuelto a aquellos médicos para que vieran lo bien que le había sentado, contestó: “Me hubiera gustado hacerlo, lo malo es que murieron hace años”. En otra ocasión le preguntaron como se las arreglaba para tener un aspecto tan joven a su edad. “No es exacto contestó Shaw -. Yo aparento la edad que tengo. ¡Son los demás los que parecen más viejos! “¿ Qué otra cosa podríais esperar de gente que se alimenta de cadáveres?.” Acerca de la relación entre comer carne y la agresividad del hombre , Shaw escribió: “El domingo oramos que la luz ilumine nuestro camino. Estamos cansados de guerras, no queremos más combates, pero, sin embargo, nos atiborramos de cuerpos muertos.”
Issac Bashevis - Nobel de Literatura - “Lamento no haberme hecho vegetariano antes, pero más vale tarde que nunca. Somos criaturas de Dios y no tiene sentido que le pidamos a él justicia y misericordia, si después continuamos comiendo carne de animales porque han sido matados porque nosotros así lo quisimos. Incluso si se demostrara científicamente de que la carne es un alimento bueno, yo no la comería”
Egipto :Los sacerdotes seguían una dieta vegetariana para poder mantener el voto de castidad. Rechazaban también los huevos que consideraban “carne liquida”.
Antiguo Testamento : La base del Judaísmo, hace algunas referencias al consumo de carne, aclara también que la situación ideal es el vegetarianismo. En el Génesis (1.29), Dios dice : “He aquí que te he dado toda hierba con su semilla, y todos los árboles que pueblan la tierra, con su fruto, que contiene la semilla de todo árbol, para que te sirvan de alimento”. Al comienzo de la creación, según la Biblia, parece que ni siquiera los animales se alimentaban de carne. En el Génesis (1.30), Dios dice : “Y a todos los animales de la tierra, a todos los pájaros del cielo, a todos los seres que se arrastran por el suelo, allí donde exista una forma de vida, a todos ellos. Yo le he dado toda clase de hierba para alimentarse; y así sea”.
También en el Génesis (9. 4) Dios prohibe directamente la carne: “Pero carne con su vida, que es su sangre, no comerás. Y sabe cierto que reclamaré la sangre de tu vida, y la reclamaré por mano de todo animal”.
En los últimos libros de la Biblia, también los profetas condenan el consumo de carne. Isaías (1. 5) afirma : Dios el Señor: Me habéis sacrificado gran número de ovejas y de bueyes, pero a Mi no me complace la sangre de las vacas , de los corderos y de las cabras; cuando alzáis las manos, Yo aparto los ojos de vosotros, y cuando oráis no os escucho, porque vuestras manos están manchadas de sangre.”. Según Isaías (66. 0 ), matar vacas es un pecado particularmente grave: “Aquel que mata a un buey, peca como el que mata a un hombre”.
La Biblia presenta también la historia de Daniel, quien, prisionero en Babilonia, se negó a comer la carne que le ofrecían los carniceros, y prefirió alimentarse de sencillas comidas vegetarianas.
Muchos cristianos se dejan confundir por algunos pasajes del Nuevo Testamento en que se dice que Jesucristo comió carne. Pero estudios detallados de los antiguos manuscritos griegos han revelado que las palabras traducidas como “carne” son trophe y brome, que solamente significan “alimento” o “el acto de comer” en sentido amplio.
Por ejemplo, en el Evangelio de San Lucas (8. 55), se lee que Jesús resucitó a una mujer y “ordenó” que le diesen “carne”. La palabra griega original traducida como “carne”, es phago, que significa solamente “comida”. Por lo tanto lo que Jesús dijo realmente es : “Dadle de comer”. La palabra “carne” en griego es kreas, y nunca se utilizó en relación con Jesucristo. En el nuevo testamento no se dice en ningún momento que Jesús hubiera comido carne. Esto, por lo demás, coincide con la famosa profecía de Isaías acerca del advenimiento de Jesús : “Una virgen concebirá y dará luz un hijo, y su nombre será Emmanuel. Comerá mantequilla y miel, porque sabrá rechazar el mal y elegir el bien”.
Clemente de Alejandría, uno de los padres de la Iglesia, recomendaba una dieta sin carne, citando el ejemplo del Apóstol Mateo que “ se alimentaba de semillas, frutos secos y vegetales, sin carne. San Jerónimo, otro de los padres de la antigua iglesia cristiana, que describió la versión latina autorizada de la Biblia que todavía hoy se usa, escribió : “Cocinar vegetales, frutas y legumbres es fácil y económico”. San Gerónimo sugería esa dieta a quien quería consagrar su vida a la búsqueda de la sabiduría. San Juan Crisóstomo consideraba el comer carne cruel y antinatural por parte de los cristianos: “ Nos comportamos como lobos, como leopardos ...peor incluso que ellos; porque la naturaleza ha dispuesto que ellos se alimenten de ese modo, pero nosotros, que hemos recibido de Dios la palabra y el sentido de la justicia, nos hemos vuelto peores que las fieras salvajes”. San Benito, fundador de la orden Benedictina en el año 529 d. de C., estableció para sus monjes una dieta vegetal.
También a los trapenses les fue prohibido, desde su fundación en el siglo XVII, el comer carne y huevos.
Si bien el Concilio Vaticano II relajó esas normas, en la actualidad todavía son muchos los monjes trapenses que siguen la regla original. Es, sin embargo bastante sorprendente que en muchos monasterios trapenses se crían animales para enviarlos al matadero como medio de financiación.
También la Iglesia Adventista recomienda a sus seguidores que sean vegetarianos. Pocos lo saben pero la enorme industria americana de “productos para el desayuno”, nació en un balneario dirigido por el Dr. Jhon H. Kellogg, que investigaba constantemente nuevos desayunos a base de productos vegetales para los ricos pacientes del balneario. Así preparó los primeros copos de maíz, que, más tarde distribuyó por todo el país. Con el paso de los años, el Dr. Kellogg fue poco a poco separando sus negocios de la iglesia adventista, y de ese modo fundó la industria que todavía hoy lleva su nombre.
El país con mayor cantidad de vegetarianos en la actualidad es la India, patria del budismo y el hinduismo. El budismo nació como reacción al exterminio de animales que se estaba llevando a cabo con el perverso pretexto de realizar rituales religiosos. Buda puso fin a esas prácticas y propuso su doctrina de ahimsá, es decir, de la no violencia.
Las Escrituras Védicas de la India, que se remontan a épocas anteriores al budismo, subrayan la importancia de la no violencia como fundamento ético del vegetarianismo. La Manu - samhita, antiguo código de leyes hindú, establece :
“Para obtener la carne, es siempre necesario herir a un ser vivo, lo cual es un grave impedimento para alcanzar la bienaventuranza celestial; por lo tanto, hay que abstenerse de comer carne”. En otro pasaje, la Manu - samnitha dice : “Habida cuenta del desagradable origen de la carne y de la crueldad de aprisionar y matar seres vivos, es necesario abstenerse de comer carne”.
El Gran Maestro Espiritual Srila Prabhupada, fundador del movimiento Hare Krsna explicaba : “En la Manu - samhita se establece el principio de que una vida vale una vida, principio que se sigue prácticamente en todo el mundo.
Existen leyes similares que sostienen que incluso quien mata a una simple hormiga es culpable de ello. Puesto que no podemos crear, no tenemos derecho a quitar la vida a ningún ser vivo, y, por lo tanto, las leyes humanas que hacen diferencias entre matar a un hombre y matar a un animal son imperfectas... Según las leyes de Dios, matar a un animal es tan grave como matar a un hombre.
Quien hace la diferencia entre ambas acciones está inventando sus propias leyes. Incluso en los Diez Mandamientos se prescribe : “No matarás”. Esa ley es perfecta, pero la gente la interpreta en forma equivocada, pensando : “No mataré a ningún hombre, pero puedo matar a los animales”. Quienes así razonan se engaña a sí mismo y crean dolor para ellos y para los demás”.
Llamando la atención sobre el concepto védico de la “unidad de todo lo creado”, Srila Prabhupada concluye : “Todos somos criaturas de Dios, sea cual sea el cuerpo en que vivamos , el traje que vistamos. Dios es el padre supremos de todos. Un padre puede tener muchos hijos, unos inteligentes y otros no, pero si un hijo inteligente dice al padre: “Mi hermano no es muy inteligente, voy a matarlo”,¿ creéis que el padre va a estar de acuerdo?. Del mismo modo, si Dios es nuestro padre supremo, ¿porqué iba a concebir que matemos a los animales que también son hijos Suyos?”.
Querido lector debe Ud. comprender de que: sí existe una necesidad en aportarle la mayor cantidad posible de información y argumentos al respecto de este tema, en razón no solo de la importancia relativa a la salud sino también al ser consciente de las connotaciones particulares que tiene nuestro país con una cabaña bovina que supera en el doble al número de habitantes y un fuerte “marco social - alimenticio”, sostenido por una fuerte industria, en que se desenvuelve la sociedad Argentina.
Aún cuando existen muchas más razones y argumentos para continuar aportando al tema; dejo abierta la puerta a la inquietud personal de cada uno de ustedes , para lo cual me pongo personalmente a su disposición.
El actual estado de cosas en materia alimentaria hace pacible a nuestra población de sufrir no solo enfermedades en todos los frentes, sino también la exposición a otro tipo de sufrimientos por la matanza de animales, que como Ud. bien podrá deducir no solo a través de la lectura sino también de su actual “estado de consciencia”, estado que es individual e independiente de su estudio y/o la formación técnica que posea; “estado” que depende exclusivamente de su espíritu, el que a su vez está en dependencia de lo “Superior”.
DR. SCHURIG TERRAF

karina dijo...

Muy buenos y esclarecedores los comentarios, gracias por publicarlos.

Anónimo dijo...

Jesucristo: Que mostró siempre un gran amor por todos los seres vivos, dijo: “no hagas a los demás lo que no quieras para ti.”
Buddha: Predico el principio de la no violencia específicamente para impedir la matanza de animales inocentes.
Mucha gente, que jamás podría matar a un animal con sus propias manos porque piensan que seria algo horrible, se consideran libres de violencia si comen carne de animales matados por otros.
Esta opinión es superficial, y ninguna autoridad espiritual autentica la aprueba.
Somos lo que comemos:
El que tiene por objeto purificarse y llevar a cabo una vida espiritual debe saber que el comer es parte de esa purificación, seria ilógico realizar una vida espiritual comiendo cadáveres de nuestros hermanos animales.
La Gita afirma: Los devotos de Krishna se liberan de todo pecado porque comen alimentos vegetarianos que 1ro. Se han ofrecido, los demás, que comen solo por su propio placer, en verdad solamente comen pecado.
El principio del vegetarianismo espiritual es agradecer la misericordia del Señor. Con esa comida santificada el ser humano progresa espiritualmente
“Si alguien me ofrece con amor y devoción una hoja, una flor, fruta o agua, yo lo aceptare” Bhagavad-Gita (9.26).
No incluye en esa lista ni carne, ni huevos (que son potenciales embriones de pollo), ni pescado. Srimad Bhagavatam (10.11.11).

Srila Prabhupada: Tenemos que aceptar todos los mandatos de la escritura tal como están dados, no solo aquellos que nos conviene.

Anónimo dijo...

Aw. this was a really quality post.